jueves, 27 de diciembre de 2012

REINO DE DIOS



REINO DE DIOS


Cerco de tinieblas y de demonios

 Los demonios nos rodean, estudian a las almas intuyen las que tienen fe o pueden llegar a tenerla, y se empecinan en que no lleguemos a ella. Si ven o advierten algo bueno, en el alma que viene al mundo, en esa nueva vida concebida, se empeñan en tratar de lograr su ruina y muerte. Su trabajo comienza con abortos, o provocando peleas entre los padres para que eso influya en el bebe en gestación en el seno, también buscando que sea no querido, etc.

 Si llega a nacer a este mundo, no cesan las batallas y también pueden rodearlo  de hasta cuatro, uno delante, otro detrás y otros a cada costado, haciendo que al crecer, viva en tinieblas, no solo por herencia de muerte, por efecto del pecado original, sino también por un maldito e invisible cerco infernal.

 Este cerco puede estar formado por demonios angélicos o humanos, es decir, por aquellos que fueron ángeles o demonios respectivamente, pero, que no perseveraron en la prueba perdiéndose, convirtiéndose en demonios para siempre.

 Cuando llegamos a la fe, debemos vencer muchas pruebas, sortear interminables obstáculos que los demonios nos impongan, mas los que son propios de la muerte heredada, los pecados, etc., de manera que aun teniendo fe, es poco lo bueno que realmente podemos hacer.

 Tienen gran poder e influencia en nuestra vida manipulándonos, guiándonos, desviándonos del Camino, imponiéndonos límites, haciendo que queramos o dejemos de querer tal o cual cosa, transfundiendo sus sentimientos, infundiendo sus pensamientos, cosa ante la que muchos se pierden o aun si dicen que tienen fe, viven en la práctica como sino la tuviesen.

 La cuestión es que debemos perseverar en la oración, el esfuerzo, el sacrificio, queriendo Que Se Haga y Triunfe La Voluntad de Dios en nuestra vida para poder ir venciendo el cerco de tinieblas y de demonios, para que lleguemos a amar a Dios verdaderamente.


Tiene que crecer el Amor a Dios para que crezca en nosotros un Espíritu

 Si no es grande el amor a Dios, no nos sirve, es ilusión, seguimos encerrados, aislados, hundidos en nosotros, nos mentimos, nos engañamos diciendo que vivimos, amamos, etc., cuando en realidad, todo ocurre bajo un paraguas que impide que veamos a Dios, tras un velo de muerte, tinieblas, un cerco de demonios que nos retienen postrados bajo tierra.

 Tiene que crecer el Amor a Dios para que crezca en nosotros un Espíritu, para que e genere, para que entre en El Cielo, y que sean todos los enemigos vencidos, derrotados. La forma es diciendo y queriendo de corazón, “Que Se Haga Tu Voluntad, Señor”, porque eso es amor a Dios, y es como darle a Él los panes y pescados para que los multiplique.

 Ahí le abrimos las puertas del corazón y le posibilitamos Que Venga, Que Sea, Que Viva, Que Reine, y es ahí Que Él Es en nosotros y por medio nuestro en el mundo también.

 Considerar el orden, El Señor Viene a nosotros por medio de la Revelación de Su Voluntad, si lo aceptamos, si lo seguimos, si queremos Que Se Haga y Triunfe, Él entra, vive, Reina, Permanece, se enciende el Fuego de Su Amor, Él mismo al ir creciendo en nosotros, al irnos encendiendo en el verdadero amor a Dios, va uniéndonos al Padre, formando la escalera de Jacob.

 Así va creciendo el Reino de Dios en nosotros como dijo El Señor, como el granito de mostaza que es pequeño, pero, llega a ser tan grande el árbol que las aves del Cielo, los Ángeles se posan en él.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).

miércoles, 12 de diciembre de 2012

LA VERDAD SOBRE SATANÁS



LA VERDAD SOBRE SATANÁS


 Desde su caída voluntaria y entrada en tinieblas, el enemigo ha sido manipulador, dominante, avasallante, un maldito caprichoso insoportable que quiere que se le preste atención y haga caso, pues dice que corresponde, se le debe, etc., debido a que delira que sigue siendo ángel y quiere seguir comportándose como si hubiese efectivamente llegado a ocupar el lugar que le correspondía.

 De haber perseverado en la prueba, hubiese ocupado el lugar que le correspondía, pero, como renegó de Dios, no lo amó y se dedicó a adorarse y a exigir ser adorado caprichosa, despiadada y perversamente, se perdió, se hundió en sí y luego, fue condenado al querer pelear contra Dios y tratar de imponérsele.

 Fue condenado porque le fue dado lo que eligió, ser sin Dios y en contra de Él, una bestia desamorada llena de amor propio, orgullo, delirante, enferma de deseos de adoración, asquerosamente soberbia. Dios no lo convirtió en eso, él se hizo a sí mismo eso por pelear contra Dios caprichosa, odiosa, ambiciosa y perversamente.

 La verdad es que esta hundido en su abismo, se revuelca como cerdo en su propio chiquero inmundo y depravado en el que quiere hundir-sumergir a cuantos le presten atención, a todos los que quieran compartir su abominable espíritu de amor propio, orgullo, deseos de adoración, delirios de grandeza, etc.

 Perdido en su abismo, sigue delirando que es aquello que pudo ser y no fue, mas lo que quiso ser y no será. Envuelto en su fantasía, mas que delirante de orgullo y soberbia, aborrecible, abominablemente insoportablemente lleno de amor propio, exige ser obedecido, que se le preste atención, haga caso, se lo mire, etc.

 La historia de la humanidad es esta tragedia en la que un ángel rebelde, celoso de sí mismo, clama ser tenido por dios y aun mas que Dios, un cerdo delirante de orgullo que quiere ser reconocido-vito-tenido-aceptado como lo que dice y quiere ser, un pobre paria que se tiene lástima a sí mismo y se auto-reivindica clamando aceptación y reconocimiento, pero, en realidad es un maldito caprichoso enfermo de vanidad, celos, orgullo, maldad, un maldito depravado egoísta y miserable que no ha amado, ni quiso hacerlo, ni lo hará porque ya murió en su miseria voluntariamente desamorada y odiosa.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).

viernes, 7 de diciembre de 2012

QUE DIOS SEA DIOS




QUE DIOS SEA DIOS
 


ESTA EMPEÑADO EN DOMINAR A DIOS

 ‘¿Por qué seguís prestándole atención a ese?’, dice envenenado satanás, se empeña en destruir, arruinar y corromper a la humanidad hasta volverla peor que él, hasta colocarla como estrado bajo sus pies, y luego, reclama, pretende, exige, y busca imponer a Dios que la odie, desprecie y condene, porque quiere seguir reteniéndola eternamente ahí abajo.

 La cuestión es Que Dios ha Salvado y solo se pierde el que quiere, de manera que El Señor no le hace caso al enemigo, sino que da la oportunidad a todas las almas de que se corrijan, conviertan, de que manifiesten su voluntad de ser libres, es ahí donde debemos elegir al Señor, renunciar a nosotros, amarlo a Él por sobre nosotros, preferirlo y entregarnos en sus Manos.

 Considerar que, si no queremos amar, no podemos obligar a Dios a que haga lo mismo, somos nosotros los resentidos, orgullosos, los que no renuncian a sí y por ello se incapacitan para amar, esto es lo que hizo y hace el adversario, él es un maldito caprichoso resentido y odioso que no quiso amar, y que encima, pretende imponer a Dios que tampoco ame, Dios no se deja vencer, convencer, ni hace caso a caprichosos.

 ‘¿Por qué le prestas atención a ese?’, dijo envenenado en El Cielo, y es lo que sigue diciendo, a lo que añade un sinfín de acusaciones, críticas, etc., porque no quiere que Dios Ame, es decir, no quiere Que Dios Sea Dios, porque Dios Es Amor, de manera que si pretende que no ame, esta diciéndole que no sea Dios, que él, que es el odio, quiere ser dios y dominador.

 Nos tienta a todos insinuándonos que otros nos han perjudicado o lo hacen, o incluso que lo harán, es una tentación para que odiemos, para imponernos su voluntad maldita, resentida, caprichosa, rebelde, para queramos odiar, vengarnos, pero, no debemos ceder, por nuestro bien, y por el de muchos que también se verán beneficiados y fortalecidos con nuestro esfuerzo y sacrificio.


LO MISMO NOS HACE EL ORGULLO EN EL INTERIOR

 Lo mismo que el adversario, nos dice nuestro orgullo, no quiere que amemos a Dios, ni al prójimo, de mil maneras quiere vencernos, imponérsenos, convéncenos de que no amemos, porque al amar, queda humillado, vencido, limitado, confinado al olvido, y es ahí que pinchado por el adversario, se alza, quiere llamarnos la atención, vencernos, dominarnos cosa que hace si logra imponer que no amemos, que odiemos, que guardemos rencor.

 Busca el enemigo donde fuimos odiados, despreciados, humillados, menospreciados, rechazados, pospuestos, etc., y nos lo recuerda escupiendo su venenos, porque quiere convencernos de que odiemos, que queramos venganza, para que generemos odio y para hacerse así nuestro dios, rey, señor, etc., acá es donde debemos perdonar par ser libres, y también es acá donde debemos confirmar que hemos perdonado a quienes el enemigo nos sigue poniendo delante, con los que nos pincha y provoca, incluso, debemos hacerles doblemente el bien por estos pobres desamorados, y para vencer al enemigo y humillarlo en su soberbia y orgullo, para derrotarlo y así también socorrer a muchos.


NO ES OBLIGATORIO AMAR A DIOS, PERO, AL NO HACERLO, TAMPOCO DEBIÓ QUERER OBLIGARLO

 No amó  a Dios el adversario, bien podría no haberlo hecho, no era obligatorio, el problema es que quiso imponer a Dios que no amar, y lo mismo pretende para la humanidad. En su mismo pecado incurrimos, en su vicio, defecto, maldad orgullosa y resentida, si no queremos amar, somos libres, pero, no podemos imponer a otros que no amen, así como tampoco a Dios, somos nosotros los miserables mezquinos que no queremos hacerlo, los que nos elegimos a nosotros, o mas bien, al orgullo, y queremos tenernos por ídolos-dioses, o mas bien a nuestro orgullo, dominados por ese deseo-ambición de ser adorados, obedecidos, someter, dominar, imperar.

 Tener en cuenta que Dios Hace Justicia, y lo hace por el bien de todos, el que no quiere amar, que no ame, y Que El Que Quiere Amar, Que Ame, será socorrido por Dios, por ello, Que ahora Haya Un Corte, Que Haya Justicia, Que Pase El Señor dando a cada uno lo Suyo.

 Si el enemigo no quiso a Dios, ni quiso responder a Su Vocación, estaba libre de hacerlo, no era obligación, ahora, por mas que proteste, otro ocupa su lugar, otro es colocado en su lugar y recibe lo que ha perdido al despreciar a Dios, por mas que reniegue, y Dios Hace Justicia, Porque Hacer Justicia, Es Misericordia.

 No quiso amar, no quiso responder a la altísima dignidad a la que era llamado, no quiso ser humilde, prefirió su mentira orgullosa, su vanidad, no quiso ser libre, así es que, siguió y sigue, así como también seguirá, mintiéndose, engañándose, tratando de llenar su vacío con mentiras, embustes y engaños, diciendo ser lo que no es, lo que no quiso ser, solo porque no se quiso someter.

 No queriendo amar a Dios, no queriendo aceptar Que Él Sea Dios, no queriendo dejar Que Él Ame, sea libre, decida, Haga lo que quiera, no pasó la prueba no aceptó a Dios como tal y esgrimió su orgullo como si fuese justificativo, así es que, despreciando a Dios, perdió todo, porque todo lo que hubiese tenido y sido, estaba sujeto a confirmación de amar a Dios.

 Acá es que quedó con un vacío, abismo, agujero negro, porque, había sido creado con capacidad de Dios, no haciéndolo amado, no habiéndolo recibido, se quedó con su vacío que trata de llenar con sus delirios, mentiras, caprichos, vanidades en definitiva, porque debía llenarse de Dios, de amor a Él, y como no lo hizo, debe llenarse con lo que se miente y con lo que quita a otros, de ahí su desesperación por colgarse de las almas y consumirlas.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).

sábado, 24 de noviembre de 2012

EL ABISMO INICIAL



EL ABISMO INICIAL


CONOCIÉNDOSE A SÍ EN LA VERDAD

 ‘¡¿Cómo que nada?!, no puedo ser nada’, renegó el adversario al momento de reconocerse a sí mismo, es su orgullo que a la Luz de Dios, ante la Verdad, estallo en furia, y él, prefirió las tinieblas a la Luz, es decir, dijo, ‘non serviam’, quiso defender su orgullo, insistió en que Dios mentía o estaba equivocado, no quiso aceptar de ninguna manera que iba a ser solo un abismo, nada.

 ‘Si soy nada, nadie me va a ver, nadie me va a adorar, yo no soy nada, yo no puedo se nada, si soy el mas grande de todos...’, se dijo a sí mismo, por ello, prefirió rechazar la Luz, la Verdad, a Dios, y se alzó furioso queriendo obliga a Dios a que vea su orgullo, su presunción, que apruebe, acepte, valore, reconozca y le de existencia a su deformación delirante, como pidiéndole que reconozca a su hijo maldito, el que surgió de él mismo.

 No generó nada en unión con Dios, pues permaneció hundido en sí, no amó a Dios, solo hizo surgir de sus entrañas inmundas una abominación, una deformación, la negación de Dios, el rechazo a Él, la oposición a Dios, y lleno de rabia, dijo, ‘existo, yo soy’, y se puso orgulloso de su creación, engendro, abominación desoladora, del fruto de ese unirse con sí mismo, del amor propio, de la mentira, del alabarse a sí.

 ‘Es mío, soy yo, soy él’, dijo satisfecho del maldito fruto de la unión consigo mismo, de su abominable deformación, se sintió satisfecho de su mismo amor propio, y no dejó se auto-contemplarse, de complacerse, satisfacerse, mintiéndose mas y mas, volviéndose mas delirante y deforme, construyendo un lazo con el que él mismo acabó por ahorcarse, una completa negación de Dios delirante.

 Si hubiese amado a Dios, hubiera generado un espíritu de verdad y humilde, un fuego que lo hubiese encendido e iluminado, pero, como renegó de Él, de Su Voluntad, Juicio, decisión, se quedó encerrado en sí mismo, auto-compadeciéndose, teniéndose lástima, pena, generando amor propio, mintiéndose, engañándose, diciéndose  a sí mismo, ‘vos no sos eso, él es eso, vos sos grande, importante, omnipotente’, prefiriendo la mentira, auto-alabanza, rechazando por ello la Verdad, la humillación.


SI NO ACEPTAMOS LA VERDAD, NO SOMOS DIFERENTES A SATANÁS

 Como éste, nos la pasamos teniéndonos lástima, pena, mintiéndonos, auto-compadeciéndonos, y luego, salimos a buscar quienes nos amen, adoren, mientan, nos den la razón, nos crean en los caprichos y presunciones, que vean los delirios de mentira que se nos antoja crear para llenar el vacío inmundo que nos atormenta, avergüenza, eso que no queremos aceptar que somos, nada.

 ‘Yo no voy a ser nada, yo no puedo ser nada, ¡Vos sos nada, no yo!’, renegó, y quedó atrapado en su mentira, con miedo y lástima, suponiendo y temiendo que si era solo un abismo, nada, no sería amado, adorado, tomado en cuenta, y ahí renegó, se enfureció y se alzó diciendo que él era dios y mas que Dios.

 Claramente, el miedo de no ser amado, es excusa, no es lo que le ha preocupado, lo ha atormentado, o lo hizo padecer, lo hizo sufrir y es el motivo o la causa por la que renegó de la Verdad, el hecho de ver que es nada, por orgullo, amor propio, no quiso reconocer que es nada, no lo quiso aceptar, renegó del hecho de que es nada.

 Eso lo enfureció, no le importa si es adorado o no, reconocido o no, lo enfurece en su orgullo ser anda, y eso lo hace odiarse, pues se aborrece, se odia como a nadie, porque sabe que es nada.


NADA LLENA DE MENTIRA-BASURA-VICIO

 Desde su nada, abismo, se alza insistiendo que es, que es como Dios, y aun mas que Dios, reniega de la Verdad, inventa la mentira, se convierte en ese momento en el inventor y maestro de la mentira, dice enfurecido, ‘yo soy’, pero, todo lo que añada, es mentira, invento ,alineación, negación clara de la Verdad, oposición a Dios.

 Ahí se llenó de basura e inmundicia, se llenó de mentiras, delirios y presunciones, y es ahí donde estando lleno de toda esa basura, no tuvo lugar para Dios, y pudiendo ser libre, lo rechazó adorando su mentira, ídolo, delirio, su vacío lleno de inmundicias, todos esos, ‘yo soy’, con los que se llenó, no viendo que era como deglutir piedras para precipitarse en el abismo.

 Como éste cerdo infernal, nos apegamos a lo que Dios pone en nosotros, a su Presencia, lo retenemos, no viendo que Él Sigue Siendo Dios, que porque lo tengamos, no pasamos a ser dioses, Él Es Dios, no hay otro Dios, por mas que Él Viva, Permanezca, esté, etc., en nosotros, Él Sigue Siendo Dios, y eso no lo quiso aceptar ni comprender el enemigo, por ello se convirtió en quién es, satanás, o sea, el que no es, pero, en vez de humilde, soberbio, renegando de ello, mintiéndose, convirtiéndose en al fuente de la negación y del reniego contra Dios, del amor propio, etc.

 A nosotros nos ocurre lo mismo, si negamos que no somos, aunque existamos, nos llenamos de mentiras, soberbias, delirios, presunciones, engaños, los que adoramos y diciendo que esas fantasías, somos, no viendo que llenos de esas inmundicias, no tenemos a Dios, lo perdemos y nos perdemos presos de las tinieblas que adoramos.

 Por mas que digamos que amamos a Dios, o servimos, etc., si decimos, tanto de palabras, como con actitudes, comportamientos, ‘yo soy’, negamos la Verdad, inventamos la mentira y quedamos en tinieblas como el adversario, porque solo Dios Es Dios, Solo Él Es Dios.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).

martes, 13 de noviembre de 2012

DESARROLLAR EL ESPÍRITU DE AMOR PARA SER HIJOS DE DIOS



DESARROLLAR EL ESPÍRITU DE AMOR PARA SER HIJOS DE DIOS


LIMITANDO A DIOS, SOMOS LIMITADOS

 Como tratamos a Dios, acabamos no solo siendo tratados, sino, es lo que acabamos o terminamos siendo. Si no dejamos a Dios Que Viva, crezca, fructifique, prevalezca en nosotros, atrofiamos El Espíritu del Amor, y es así como nosotros mismos no crecemos, no maduramos, y dentro se genera un espíritu inmaduro, enfermizo, bestial, mas un demonio que un hijo de Dios, pues crece el amor propio, la preocupación por sí, el miedo, y juntamente con esta peste, todos los vicios del alma y del cuerpo.

 Nos engañamos porque queremos creer que creer, desarrollarse y progresar es triunfar en el mundo, o que solo se trata de un progreso intelectual y económico o material, suponemos que dominar, imponerse, prevalecer y hacer lo que se nos viene en ganas, es triunfar, obtener victoria o ser adulto, cuando en realidad es convertirse en un maldito demonio caprichoso, un obtuso miedoso centrado en sí mismo absolutamente inoperante, verdaderamente inútil, en el espíritu, en la vida, en El Amor.

 Por dedicarnos a un progreso mundano, sacrificamos a Dios, condenamos al Señor, lo volvemos a Crucificar, mientras nos esforzamos por crecer, fructificar y ser perfectos según lo que el mundo entiende por tal cosa. Nos centramos-hundimos-abismamos en nosotros, nos encerramos, aislamos y no hacemos otra cosa mas que perseguir la satisfacción de los caprichos, suponiendo que alcanzando destacarnos, progresar, triunfar, estamos logrando la gloria, no viendo que en el proceso nos convertimos en demonios, es decir, en seres atrofiados, torpes, inútiles, incapaces de amar.

 Nos parece bueno, seguro, ideal dedicarnos a nosotros, a buscar éxito, progreso, avance, satisfacción de la propia voluntad, se dice en el mundo que eso es quererse, amarse, valorarse, andar vagando por ahí haciéndose obedecer, adorar, servir, no viendo que peleamos contra todos como nenes caprichosos demandando atención, queriendo que nos hagan caso y que nos reconozcan como dioses.


EL ENGAÑO DEL MUNDO

 Aunque parezcamos muy grandes e importantes en el mundo, somos unos nenes inmaduros celosos de sí mismos, que no han amado, ni quieren hacerlo, que se preocupan por sí enfermizamente y que solo se preocupan por ser amados, adorados, no olvidados, no despreciados, que quieren ser venerados, demostrando que en el fondo, lo único que tienen son lamentos, preocupaciones, lástima por sí mismos, se apenan de no ser dioses y se esfuerzan por ser tenidos como tales.

 Tan desesperados estamos por hacernos amar, ver, reconocer, adorar, que no vemos que anulamos o eclipsamos a Dios, le impedimos al Señor que tenga parte en nuestra vida, le restamos importancia, porque exacerbados, nos exaltamos, destacamos, nos volvemos ansiosos y solo buscamos perfección humana, y si no somos capaces de amar a Dios, acabamos por no amar a nadie, y si no respetamos a Dios, no respetamos a nadie, haciendo del paso por el mundo una inmunda autosatisfacción e inmunda egolatría.

 Queremos creer que lo que hacemos por destacarnos, llamar la atención, aparecer ante el mundo como perfectos, es algo, no vemos que eso es vanidad y que solo es valorado en el mundo, y no tanto, pues el mundo no es virtuoso, sino que es envidioso, celosos, y es así que nadie valora lo de otros, sino que lo aborrece y si alguno finge interés, es como dijo El Señor, adulación para obtener tributo de reciproco e hipócrita honor propio de mentirosos solo preocupados por sí mismos.

 El progreso en la vida intelectual, material, etc., no es malo, lo que es malo es la ambición desmedida, desproporcionada, el estar enfermiza y exclusivamente dedicado solo a eso llenándose de soberbia, orgullo y convirtiéndose en demonio desaforado incapaz de amar, de tomar en cuenta al Señor, o teniéndolo como obstáculo, enemigo o algo secundario o que también podemos manipular o usar para hacernos amar y adorar, servir y reconocer.


GENERAMOS UN MAL ESPÍRITU QUE NOS DOMINA

 Considerar que hacerse amar, construir imagen, dedicarse al orgullo, ego, amor propio, es generar un espíritu demoníaco en el interior, es dejar que el adversario nos inflame-llene con su venenosos espíritu, volviéndonos orgullosos, soberbios, viciosos, inmundos y repugnantes como él, y encima, nos vanagloriamos de ser perfectos, nos satisfacemos de que somos importantes, grandes, destacados, no viendo que tales victorias mundanas, son claras derrotas en el espíritu, porque lo anulamos, negamos a Dios, la Verdad, El Amor.

 Mientras queremos demostrar triunfalismo, dinamismo, capacidad, éxito, victoria, etc., en el mundo, buscando ser algo o alguien, no notamos que nos hundimos en un abismo de mayor propio, preocupación por sí, nos convertimos en un agujero negro de egolatría inmunda y despiadada que celosamente reclama atención.

 Exterior, superficial o mundana y vanidosamente, parece que todo esta bien, es normal, bueno, etc., por ello, estamos satisfechos, pero, adentro tenemos un infierno, porque nos falta lo esencial, el amor a Dios, y no teniendo amor a Él, no puede permanecer, estar, vivir, en nosotros, esta como crucificado y muerto mientras vivimos el éxito, triunfo, caprichosamente en el mundo como la prostituta que se adorna con joyas robadas y se muestra en la inmunda y trivial pasarela del mundo suponiendo que es adorada, no viendo que en todo caso es odiada y envidiada, pues el mundo, como satanás, no ama.

 Mientras nos preocupamos por hacernos ver, notar, destacar, lo que ocurre es que pisoteamos a Dios, humillamos al Señor, y así, no generamos un espíritu de amor, Que Es La Fortaleza, desarrollamos un espíritu osco, trompe, atrofiado, bruto, que es como un mastodonte torpe infernal, o como un bloque que se mueve pesadamente, es la columna de amor propio que surge en el interior cual si fuese un obelisco, la montaña de orgullo y soberbia.

 No vemos el decadente estado espiritual en el que nos hallamos, porque nos dejamos mentir, hipnotizar por el adversario y el mundo, porque nos esforzamos por creer la mentira de que triunfar en el mundo, es crecer, vivir, madurar, sin considerar la vida en el espíritu, sin ver que lo esencial, es invisible a los ojos, que en el fondo, somos una tumba que alberga un demonio, un espíritu desamorado, inútil, incapaz de amar, enfermos de preocupación infernalmente obsesiva por sí mismo.

 Como sucede con el cuerpo, el espíritu de Amor-Vida, se desarrolla ejercitándolo, amando, no crece con la vida o el amor que les reclamamos a otros que nos den o tributen adorando nuestro ídolo-ego, esa inmunda personalidad soberbia y orgullosa, esa falsa imagen o apariencia, lo que decimos o fingimos que somos, lo que construimos y generamos en nosotros sin Dios y con el concurso del adversario.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).

viernes, 9 de noviembre de 2012

NENE CAPRICHOSO = AMBICIÓN SIN LÍMITE



NENE CAPRICHOSO = AMBICIÓN SIN LÍMITE


ENCIERRO-AISLAMIENTO-CONFINAMIENTO VOLUNTARIO EN SÍ

 Hemos llegado al colmo de la avaricia, egoísmo, miseria, mezquindad, nadie esta dispuesto a amar, nos encerramos en nosotros mismos y nos volvemos autosuficientes, consumadamente vivimos por y para nosotros, no queriendo amar, y buscando luego a otros a los que fingimos beneficiar, para decir que somos dioses, para alimentar la mentira y sostener el engaño.

 Nos decimos superados, victoriosos, triunfantes, decimos que hemos logrado aceptar todo y que somos capaces de resolver todo problema, que no hay nada que nos afecte, cuando la vedad estamos muertos, prisioneros de nuestros delirios de soberbia, embotados en una mentira de autosuficiencia en la que prevalece el adversario.

 Queremos convencernos de que no se puede lo que algún día deseamos, así nos damos vuelta, hundimos, encerramos y ahí nos dedicamos a vivir egoístamente solo por y para nosotros mismos, encerrados en el mundo, perdidos en tareas y obligaciones, indolentes, no importándonos nada, ni nadie, solo la aburrida y gris rutina, el cumplimiento, luego buscar algún descanso, pero, estamos como asentándonos o adaptándonos a las tinieblas, convirtiéndonos en ciudadanos del infierno.

 Deseamos convéncenos de que todo lo podemos solo porque no queremos confiar en nadie, porque buscamos la vuelta para conseguir por nosotros mismos lo que deseamos, y es ahí donde el adversario nos impone cosas similares, parecidas, como si fuesen soluciones, presentándose como padre bueno, solucionador de todo, benefactor, beneficiario de la humanidad.

 Ese es el problema, no queremos confiar-creer en Dios, no queremos darle lugar e nuestra vida, no queremos darle tiempo, espacio, lugar, confianza, no queremos amarlo ni esperarlo, solo pensamos en nosotros, de manera que buscamos la manera para conseguir lo que deseamos, y es así como vivimos encerrados en el mundo, en y para éste, sometidos al adversario, a su delirio, o lo que es peor, bajo la autoridad de su representante en la tierra, el que tiene ahora todo su espíritu, el que se considera a sí mismo un dios viviente y rey del mundo, un delirante de soberbia, también autosuficiente que se cree hermafrodita satisfecho hasta la repugnancia de sí mismo.


NO SOMOS DIFERENTES AL ADVERSARIO

 La verdad es que no somos diferentes al adversario, por ello continúa entre nosotros, por ello puede imperar, vencer, imponerse, reinar en el mundo, porque lo hace en todas las almas, esta presente en la vida de cada uno, disponiéndola, gobernándola, imperando, haciendo hacer o no según su capricho e interés.

 Cada cual en sí mismo, es esclavo del hijo-rey-impostor, del que tiene el legado de satanás, su sumo sacerdote encarnado, ese espíritu de autosuficiencia que es un completo engaño, donde se consuma y actualiza el pecado original, porque es lo que dijo la serpiente a la mujer, ‘seréis como dioses’, tentándola con poder, alimentando su ego, despertando su ambición y volviéndola mas que orgullosa.

 Queremos tenerlo todo sin dar nada, así es como estamos atrapados-embotados en el propio egoísmo, no queremos amar, dar, perdonar, compartir, y olvidamos que esa vida que no compartimos con Dios, nos es quitada por el enemigo, el que la succiona y nos va resecando de a poco convirtiéndonos en cerdos inmundos y depravados como él, en animales presuntuosos llenos de soberbia, delirantes de orgullo que se dicen capaces de cualquier cosa.

 Deberíamos simplemente considerar que, si algo nos falta, no lo tenemos o no lo podemos obtener, es porque hay que abrir los ojos, porque somos nenes caprichosos-celosos-ambiciosos, unos cómodos miserables que solo piensan en lo que quieren y no les interesa dejar a Dios-Amor fuera de su vida.

 Nos hemos vuelto peores que ególatras, algo que ya no tiene ni nombre, por ello, no aceptamos un límite, una corrección y buscamos la vuela para conseguir lo que queremos, cayendo en garras de estafadores, de demonios que nos sugieren la forma de conseguir lo que deseamos sin dar nada, tentándonos para ser como satanás mismo, es decir, ladrones que pretenden robar a Dios, hacer y conseguir lo que desean sin dar nada.


NO NOS DEJAMOS EDUCAR-CORREGIR POR DIOS

 La historia de la humanidad, de las desgracias humanas, se reduce a eso, a un berrinche, un capricho satánico, y desgraciadamente el cerdo inmundo y depravado, encuentra colaboradores, adoradores hoy en día, y no uno o unos pocos, sino millones, porque cada cual solo piensa en sí mismo, en sus caprichos y ambiciones, en lo que quiere, demostrando ser inmaduros, egoístas, como esos niños que han tenido todo lo que quisieron siempre y cuando no pudieron tener u obtener algo, hacen berrinches, rompen, roban, odian, convirtiéndose en demonios.

 Lo que hizo el enemigo es conseguir lo que quería, saciar su capricho, concretar su ambición, y si lo ha conseguido, es porque la inmunda humanidad ha colaborado prostituyéndose con él, dejándose seducir como asquerosa y abominable prostituta.

 Nadie quiere renunciar a si mismo, a su capricho, ambición, deseo, justo o injusto, no importa, pero, nadie quiere renunciar a sí mismo, sino que todos buscamos la manera de conseguir lo que queremos, y es ahí donde somos como satanás, donde elegimos ser hijos suyos, donde dejamos prevalecer a su hijo en nosotros y reinar, imperar, dominarnos, entregándonos a nuestra avariciosa ambición depravada y corrupta.

 De la misma manera que el adversario, nos convertimos en seres bestiales buscando la manera de concretar caprichos y ambiciones, en lugar de aprender a respetar, aceptar y obedecer a Dios, Nuestro Padre, nos declaramos huérfanos, independientes, simplemente porque no lo queremos Amper y nos vamos con el adversario que promete y ofrece como político en campaña el oro y el moro para ser elegido, sabiendo muy bien el embustero y chanta depravado que no lo va a cumplir, pues solo le interesa saciar su ego, hacerse elegir en el lugar de Dios, imponerse como dios de la humanidad.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).

sábado, 3 de noviembre de 2012

EL ÁNGEL DEL SEÑOR



EL ÁNGEL DEL SEÑOR


 EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

 El gran castigo consiste en la Gran Desolación, en la ausencia de Dios en el mundo y en las almas. Acá es como la Desolación de María Virgen, el Sábado Santo, la espera de la Resurrección, y también es como la salida de egipto, la estadía en el desierto, el paso por el desierto.

 Ahí, en ausencia del Señor, la columna de fuego que durante la noche acompaña y la nube del día, es el Ángel del Señor, que en este caso es El Arcángel San Miguel.

 El Arcángel San Gabriel era el Ángel del Señor que estuvo presente en los comienzos de la formación del pueblo, en la etapa de la historia mencionada en el génesis.

 El Arcángel San Rafael, es el Ángel del Señor que se encuentra presente luego de la conquista de la tierra prometida. Considerar que a Abrahán, lo visitaron los tres, según se halla mencionado en el libro del génesis.


EN EL NUEVO TESTAMENTO

 Comenzada la era cristiana, El Arcángel San Gabriel, se halla asistiendo a Santa Ana y San Joaquín, Padres de María Virgen, luego a Ella misma y a San José, según puede leerse detalladamente en la obra, “Mística Ciudad de Dios”, de al Venerable Sierva de Dios, Sor María de Jesús de Ágreda, y también en la revelaciones a María Valtorta.

 El Arcángel San Miguel comienza su misión con la Muerte del Señor en La Santa Cruz, y El Arcángel San Rafael, en la etapa posterior a la conclusión de la persecución.


EN ESTOS TIEMPOS

 Llegados estos tiempos, junto a las apariciones de María Virgen, El Arcángel San Gabriel se hallaba presente, lo mismo que durante la Gran Purificación. Durante la Gran Purificación, es decir, mientras El Señor padecía Místicamente Su Pasión nuevamente al ser abandonado, traicionado, negado, olvidado, etc., cambiándose por completo la religión y anulándose el Santo Sacrificio, instaurándose el gran desolador, el ídolo invasor en el templo, se halla presente San Gabriel Arcángel.

  Concluida ésta, es decir, una vez que en sus miembros, en las almas El Señor acabó de obrar su Muerte Mística renovando su Santo sacrificio en los corazones fieles, comienza la Gran desolación, que es el gran Castigo, que es el momento en el que definitivamente el ídolo invasor se halla en el templo, cuando satanás definitivamente como desolador, espíritu de la desolación, se asienta en la cátedra de San Pedro para vomitar sus maldades y esparcir definitivamente el error.

 En este período de la gran desolación, se halla presente El Arcángel San Miguel asistiendo al pueblo elegido, el que siguió al Señor, los que han blanqueado sus vestiduras.

 Los tres días de tinieblas consisten en la ausencia definitiva de Dios del mundo y de la iglesia, así como de las otras religiones que se hallan en un estado semejante. No en vano el año nuevo satánico, halloween, comienza en así coincidencia con la declaración del supuesto año de la fe, donde se imponen las supuestas bondades del funesto concilio vaticano segundo.

 No es que fuera del todo malo, lo malo es que la supuesta renovación de la fe, se haga de manera humana despreciando los dones de Dios, cuando se ha anulado la Revelación y dejado de lado las Revelaciones privadas de la Mujer Vestida de Sol. No son obras humanas las que salvan a las almas, sino que Es El Señor, así es que todo corre a su ruina.

 (Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).

jueves, 1 de noviembre de 2012

PARA LA HUMANIDAD HAY UNA OPORTUNIDAD DE SALVACIÓN


PARA LA HUMANIDAD HAY UNA OPORTUNIDAD DE SALVACIÓN


DISTINGUIR ENTRE CAÍDA Y JUICIO

 Dios Es Justo, y si bien realiza un Juicio General, también realiza uno particular donde considera a cada uno en sí mismo. Así hizo con los ángeles, y es si como cada cual fue arrojado del Cielo y colocado en su lugar, en el que se mereció.

 Los ángeles rebeldes cayeron, se hundieron en sí mismos, se hicieron víctimas de sus perversiones, pero, sin ser echados, no podían abandonar el cielo, así es que fueron luego vencidos y expulsados del Cielo o hallando ya mas lugar para ellos.

 Distinguir la caída de la expulsión. Cayeron víctimas de su ambición, depravación, corrupción, muerte, y luego, al reunirse y oponerse a Dios, fueron combatidos por los Ángeles Buenos y vencidos, San Miguel Arcángel Venció al dragón y con el concurso de los Ángeles Buenos, expulsó a satanás junto a los rebeldes del Cielo.

 San Miguel Arcángel, fue el ejecutor de la Sentencia de Dios, no juzgó, ni pronunció sentencia alguna, El Juez Es El Señor, lo que hizo San Miguel Arcángel fue ejecutar la decisión del Señor, hacer cumplir Su Voluntad a los rebeldes que se resistían a obedecer y que encima querían prevalecer al grito de ‘Non serviam’.

 Eso fue en general, todos fueron arrojados al infierno, según bien puede leerse en las Revelaciones de María Virgen a la Venerable Sierva de Dios, Sor María de Jesús de Ágreda.


RENEGARON DE LA VERDAD Y DEL AMOR

 El juicio general fue así, en particular, asignó lugares, profundidades, regiones en el infierno El Señor, no eligió ningún demonio su lugar en los infiernos, lo que hicieron fue elegir renegar de Dios, ir al infierno, perderse primero en su abismo de rebeldía y podredumbre, defendiéndolo contra Dios, renegando de la Verdad y del Amor.

 Renegaron de la Verdad cuando rechazaron la Ley de Dios, cuando no cumplieron debidamente los mandamientos de Dios, y rechazaron el Amor cuando despreciaron el Misterio de la Unión Hipostática que les era Revelado con la visión de la Mujer Vestida de Sol que estaba embarazada e iba a dar a Luz al Hijo Varón, Hijo Suyo e Hijo de Dios.

 Fue ante la Revelación de este misterio que saltaron y se exaltaron, que dejaron ver lo que eran, saltó la podredumbre que llevaban adentro, dejaron caer sus máscaras-hipocresías-apariencias, salieron a relucir sus pensamientos íntimos ante la Vista Del Señor, lo mismo que se dijo cuando El Señor fue presentando en el templo a los cuarenta días del nacimiento, en la fiesta de la Candelaria o de las luces.

 Cada demonio fue arrojado al infierno a tomar obsesión del lugar-agujero-cueva-caverna, que se ganó como destino eterno lejos de la Presencia de Dios, dado que no lo quisieron por Dios, sino que se eligieron a sí mismos como dios o eligieron a algún otro demonio en su lugar.


DEMONIOS APEGADOS A LA HUMANIDAD

 Hubo demonios que por su espíritu y personalidad, tuvieron cierta duda, indecisión, pero, luego, se dejaron arrastrar, su maldad, vicios y depravación, no era tanta, eran mas bien vanidosos, celosos, y si bien no amaban al hombre, preferían su compañía. Éstos por lo general correspondían al coro de los ángeles custodios, de haber perseverado en la prueba y de haber renunciado a sí mismos por amor a Dios, hubiesen sido Ángeles Custodios, pero, como no lo hicieron, se volvieron también demonios, es decir, desamorados orgullosos solo preocupados por sí mismos y desesperados por hacerse adorar.

 Como no eran ambiciosos ni depravados, ni odiaban tanto como los otros, no fueron a caer a zonas muy profundas de los infiernos, dado que las zonas mas bajas son para los mas contrarios a Dios, recordar que ahí abajo, todo esta de cabeza, así es que satanás que es el rey, el que se halla en la cúspide, no esta cerca de la tierra, sino en la parte mas baja del abismo, en lo mas profundo y contrario a Dios, porque quiso ser mas que Dios y estar mas alto que Él cayendo en un delirio tan incoherente que le impidió ver que no podía estar por encima de Dios, que era como saltar al vacío.

 Estos demonios, casi todos del coro de ángeles custodios, son esencialmente celosos, miedosos, y sumamente pesados y pegajosos, realmente pesados como moscas, insoportables y se la pasan hablando de sí mismos. Muchas almas que dicen contactar ángeles, cuando no saben lo que hacen, están tratando con éstos demonios, los que no hacen sino preparar el terreno para otros peores que surgen de las profundidades mas negras y oscuras del infierno.

 A éstos se refería la Santa A. C. de Emmerich cuando en las Revelaciones del Señor sobre el antiguo testamento, mencionó que hubo como cierto arrepentimiento en algunos demonios y que por ello no fueron confinados al abismo sino como a un limbo. Conviene leerlo, porque lo que dice, esta muy relacionado con lo que sucede actualmente, incluso el hecho de que menciona que serían soltados en estos tiempos, es decir, llegarían para la hora del Juicio Final.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).

martes, 23 de octubre de 2012

HIJO DE SATANÁS ADENTRO



HIJO DE SATANÁS ADENTRO


SI NO AMAMOS A DIOS, SE GESTA EN NUESTRA VIDA

 Todos padecemos dificultades, encontramos tropiezos, hay cosas, situaciones, que nos superan, y eso nos enloquece, desborda, porque nos atemoriza, nos hace conscientes del miedo que tenemos, salta la preocupación por sí, es como tropezar y caer sentado en la propia nada y naufragar en la inconsistencia miedosa que somos.

 Aprovecha esto el enemigo para lanzarse furioso encima, criticarnos, humillarnos, hacer que nos odiemos, para que atemorizados, llenos de rabia, nos entreguemos a la furia, ataca el orgullo, pues critica a su hijo-infiltrado adentro nuestro, eso que hemos recibido como herencia del pecado original.

 En el pecado original el enemigo inoculó su veneno con la intención de que fermentara y creciera esa “cizaña”, como la llamó El Señor, para que nos poseyera, dominara, sometiera, imperar sobre nosotros y dispusiera de neutra vida, arrastrándonos a vivir para satanás, a adorarlo y servirlo a él, incluso creyendo que lo hacemos para Dios.

 Toda la acción del enemigo es hacer crecer el orgullo, que es la muerte, que es el amor propio, que es su espíritu-presencia dentro de las almas. Lo hace fomentando los vicios, prodigando los siete vicios capitales, soberbia, lujuria, avaricia, ira, pereza, envidia y gula. Ahí es que quiere atraparnos, enlazarnos y sujetarnos, porque así puede manipularnos, y nos usa para sacar o extraer, cosechar al final de nosotros, un pequeño satanás, un engendro malicioso, su hijo.

 Lo logra porque usa la vitalidad propia, nuestra alma, para alimentarse, se funde su veneno, la muerte, eso heredado en el pecado original, adquirido en la concepción con y en pecado, con nuestra alma arrastrándonos a un hediondo chiquero donde naufragamos en la inmundicia de los demonios que se desesperan por devorarnos, consumirnos, hacernos padecer y transformarnos en esclavos.

 Esto ocurre mientras hacemos una vida común en el mundo, y notar como han logrado grandes conquistas para acelerar este proceso de corrupción de las almas.


ARRANCA CON LA VIDA MISMA, DESDE LA CONCEPCIÓN

 Ya el concebir hijos así porque sí, estropea y vacía de amor la concepción, privando a los concebidos de pureza, luego, al no ser deseados o al haber impurezas en los progenitores y desamor, ya son golpeados en sus almas como una manzana, ya empiezan las almas a pudrirse en el seno materno.

 Luego, una vez nacidos a la vida en el mundo, son sujetos a miles de corrupciones, vicios, perversiones, tanto en los hogares, hoy casi inexistentes, como en todos los niveles de formación, donde hoy mas que educación, es corrupción, pues se corrompen mentes y corazones con enseñanzas perversas, abominables, inmundas, satánicas, se les administran todos los vicios a los niños ya desde la mamadera, se les enseña a pecar y a celebrar toda clase de impurezas.

 En auxilio de la corrupción del entorno familiar casi inexistente, y de la educación viciosa en escuelas, jardines, secundarios, universidades, etc., están la televisión, internet, y todos los medios de comunicación y difusión, donde se vierten venenos abominables, corrupción total, se lavan cerebros, se enseña lo malo, perverso, corrupto, inmundo como si fuese bueno, liberación, triunfo, justicia, etc., así es que también hay modas, músicas, imágenes, etc., de todo lo que es malo, perverso, abominable como si fuese lo bueno y necesario.

 Si pese a toda la avalancha del mundo, las almas pueden llegar a querer algo bueno o el bien, se ven solas, aisladas, odiadas, perseguidas, burladas, humilladas, porque el enemigo goza de cierto poder ahora en el mundo.

 Mientras intentamos llevar una vida normal, común, según lo que se entienda por esto, se va realizando la acción antedicha de satanás para fomentar el crecimiento, la gestación en cada uno, de su hijo, trata de hacer de cada alma un hijo suyo, un pequeño satanás, por ello es que se desespera fomentando vicios, cultos satánicos, sectas, y ofreciendo fama, poder, ambiciones, etc., porque esta alimentando a su hijo en el interior de cada uno.


ESPÍRITU DE SATANÁS EN LAS ALMAS=VICIOS DEL ESPÍRITU

 Desgraciadamente, incluso almas que se creen buenas, están totalmente bajo el poder del enemigo, porque el enemigo es amor propio, preocupación por sí, deseo de adoración, orgullo, presunción, vanidad, jactancia, arrogancia, etc., todos los vicios comúnmente conocidos del espíritu, y éstos los cosechamos-vemos entre todos, incluso entre quienes dicen ser bueno o no hacer cosas malas en el mundo.

 Si no empezamos a convertirnos y a buscar al Señor como Nuestro Verdadero Salvador, dejamos que el enemigo forme a su hijo en nosotros, entregándole la vida para que lo haga crecer, y al final, acabemos fundidos con éste, y por él, perteneciéndole al adversario.

 Acá esta la cuestión mencionada al principio, si nos ataca el enemigo es porque ataca a su hijo que es inútil y no cumple bien sus objetivos, por ello nos insulta, humilla, maltrata y hace padecer, y es ahí que el orgullo se alza y nos toma, domina, somete y arrastra a que nos hagamos amar, adorar, ver, notar, llamar la atención, obedecer, etc., y como nos dejamos arrastrar, terminamos por perdernos.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).

sábado, 20 de octubre de 2012

LA SOBERBIA, UN DELIRIO



LA SOBERBIA, UN DELIRIO


FANTASÍA DE SATANÁS, CREERSE DIOS

 Cuando nos encerramos en nosotros, abismamos, hundimos, ocultamos, lo que hacemos es meter la cabeza en el ombligo, pensar obsesiva, miedosa y delirantemente en nosotros hasta el hartazgo, la locura, suponiendo que así nos preocupamos debidamente por nosotros, no viendo que eso nos vuelve mas aislados, miedosos, desconfiados, perdidos en las tinieblas propias, donde solo podemos explotar de locura, miedo, preocupación.

 Así es como el enemigo se ha convertido en lo que es, mas allá de lo que quiera decir de sí o pretenda hacer creer. Se ha hundido-perdido en sí mismo, tanto se admiró, adoró, contempló, alabó, que se abismó, y es como una bolsa reversible, quedó su interior expuesto, es como si nos diésemos vuelta quedando expuesto todo lo que es vísceras, tripas, huesos, etc., lo que evidentemente, al encontrarse en el exterior, se pudre, deforma, enferma y muere.

 Para colmo de males, al meterse en sí, olvidarse de Dios, pensar obsesiva y delirantemente en sí mismo, comenzó a agitarse, surgió miedo, preocupación por sí, dado que consecuentemente, y en proporción al olvido de Dios, surge vacío, desolación, oscuridad, lo que provoca miedo, angustia, y después de un tiempo, explota en desesperación rabiosa, ira, furia.

 Al hundir su pensamiento-mirada-atención en sí mismo, al dedicarse a sí mismo, se enloqueció, se volvió delirante, perdió La Luz de Dios, olvidó La Verdad, y en el vacío, en la desolación, en el abismo de sí mismo, comenzó a mentir, inventar la Voz de Dios que no quería oír, se amó a sí pretendiendo reemplazar el Amor de Dios que había perdido, y se mintió diciendo que Dios había dejado de amarlo, cuando simplemente, La Verdad, Es que él, satanás, dejó de amarlo, a Dios, de mirarlo, prestarle atención, porque pensó en sí, temió por sí, se abismó en su desolación.

 Luego, se alzó contra Dios y esperaba lleno de orgullo-delirio-mentiras, de esas auto-alabanzas, de ese amor propio, que Dios lo admirara, felicitara, premiara, porque estaba plenamente convencido de sus delirios de grandeza, y al no lograr que Dios lo adorase, enloqueció, se enfureció.

 Quedó atrapado víctima de su debilidad, inconsistencia, miedo, preocupación, delirios, caprichos, ambiciones, de su perversidad, descomposición, y ante Dios-Verdad, se rebeló, quiso prevalecer, imponerse, dominar, someter, deseó ser mas que Dios, hacerle creer a Dios su pretendida verdad, aquello que él quiso creer, un delirio, una fantasía, una mentira, algo que Dios no podía aceptar, solo y simplemente por Amor mismo, dado que aceptarlo-creerlo, era como aprobar un suicidio espiritual, por Amor Dios no acepta sos delirios-mentiras, porque al mantener la Verdad incólume, defiende de errores, auto-engaños, y lo mismo vale para nosotros.

 Podemos querer creer cualquier cosa, pero, no por ello va a pasar a ser verdad, y Dios no tuerce, ni deforma la Verdad, solo y simplemente porque nos Ama, es por nuestro bien que debemos buscar la Verdad, querer enderezar la vida, corregirnos, porque nos estamos abismando, encerrando, ahogando, aislando, perdiendo en tinieblas y enloqueciendo con fantasías, delirios, y las consecuentes ambiciones perversas, resentidas, odiosas que nos confinan al abismo ahora, y para siempre después.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).

miércoles, 17 de octubre de 2012

LA MARCA DE LA BESTIA



LA MARCA  DE LA BESTIA


ES EL ESPÍRITU DE satanás-DESOLADOR

 Considerar lo que hizo y hace el adversario, satanás, celoso y preocupado por él mismo, desesperado por ser adorado, elegido, porque así es como puede captar a las almas y servirse de ellas. En el mundo ha ocupado todo, se ha desesperado enfermizamente por adueñarse de todo, ha impuesto su inmundo y repulsivo espíritu tanto en el mundo, como en las religiones, triunfa lo que se ha conocido como, ‘new age’, que es culto satánico, adoración directa a satanás.

 Su inmundo espíritu se ha difundido e impregna todo, lo llena todo, su pensamiento hecho doctrina, se vierte en el mundo a través de filosofías, sistemas filosóficos, concepciones que se imponen como modo de vida y expresan el sentir inmundo y depravado, corrupto y abominable del hombre que ha querido ser por sí miso, existir sin Dios, creyéndose así dios, cayendo en la trampa vieja y siempre presente de satanás, ‘te daré todo si me adoras’.

 Respecto de la new age, no hay mucha información, dado que es algo impreciso, y es justamente porque se trata de satanás mismo, su inmundo y abominable espíritu. A éste cerdo infernal, no se lo puede ver, es su castigo, tanto deseó ser visto, adorado, que su castigo es no poder ser visto, considerar que otros demonios sí pueden verse, pero su rey no.

 Vierte su voluntad por medio los múltiples cultos promocionados por esta corriente-movimiento, dado que es lo que quiera el hombre que sea, ahí, cada cual puede hacer, ser y hacer lo que se le ocurre, antoja, lo que quiera inventar, el delirio que desee tener, con lo que se pone de manifiesto que es claramente satanismo, baste contrastar la doctrina satánica con estos delirios de la new age, y se verá que es lo mismo, pues en el culto directo al enemigo, la única ley es que no hay ley y que vale lo que a cada cual se le ocurra, antoje, desee.

 Esto es así porque satanás es el primer caprichoso, y como tal, hace a sus hijos-adeptos-seguidores, como él, caprichosos, obtusos, cerrados, miedosos solo preocupados por sí mismos que se desesperan por saciarse, satisfacerse, y no pudiendo pues generan un abismo eterno en sí, se desesperan por dominar, someter y esclavizar a otros imponiéndoles que los sacien, conformen, les den el gusto, considerándose autorizados para odiarlos si no les procuran la saciedad-conformidad que quieren, si no se someten a sus caprichos.


ACTIVIDAD DE asmodeo

 El que esta detrás de la promoción de los cultos de la new age, es un demonio, se llama ‘asmodeo’, y es reconocido en la Biblia en el libro de Tobías. En la antigüedad se lo conocía como ‘cerbero’, el perro del infierno, es el perro de satanás, pues lo hace adorar a él, esa es su labor en el tiempo y a lo largo del mundo.

 Recordar que mató siete maridos, lo que simboliza entre otras cosas que mata siete Virtudes, que impide que recibamos los siete Dones del Espíritu Santo, que ha obtenido siete victorias sobre el mundo y las religiones a través del tiempo imponiendo los siete vicios capitales, generando con esto, un espectro tan grande que es lo que aplasta al mundo y somete a las almas.

 Lo que ha generado imponiendo el reinado de los siete vicios es la muerte, el espíritu del orgullo, el que a la vez, engendra mas muerte, succiona toda vitalidad de las almas reduciéndolas a polvo y cenizas, hace que no amen y que no quieran amar, que se preocupen obsesiva, angustiante y desesperadamente por sí mismas, por hacerse adorar, obedecer, servir.

 Cuando éste demonio ha concretado su misión a través del mundo, lo que ha obtenido es que se borre el amor por completo, así es que prácticamente es imposible hallar vida, no hay familias, no hay bondad, no hay bien alguno, impera la oscuridad, reina la muerte, las tinieblas imperan.

 Lo que se ha generado es como el smog, o como la podredumbre que emerge de un basural, algo distinto de los siete vicios, pero, que es todos ellos en su conjunto, como el resultado de su sumatoria, a la vez que también los difunde, engendra en el mundo y la salmas, los aumenta.

 Eso es el espíritu de la muerte, la reina de satanás, y es lo que hace que tengamos una humanidad semejante a Eva luego del pecado, oscura, reducida, muerta, sin Dios, llena de miedo. (Mas detalles del pecado original se pueden leer en las Revelación del Señor a la Santa A. C. de Emmerich sobre el antiguo testamento).

 No busca este demonio que se lo adore a él, es un perro, lo que hace es que se adore a su amo, a satanás, y se encarga de perseguir a quienes no lo hacen como celoso que es, de ahí que San Juan haya dicho que a todo el que no adore a la bestia o su imagen y que no se deje marcar-sellar, es matado.


MARCA DE LA BESTIA=AUSENCIA DE DIOS-AMOR

 La marca de la bestia, es antes que nada, espiritual, es la ausencia de Dios en el alma, la falta de Vida Espiritual, el estado habitual de rebeldía, ese ser renegados de Dios y opuestos a Su Voluntad, consciente o inconscientemente, voluntaria, o involuntariamente. Todo el que caprichosamente insiste con su voluntad sin renunciar, sin pensar en Dios, sin buscar lo Que Él Quiere, esta claramente marcado como perteneciente a la bestia, pues pertenece al mundo, y todo el infierno se manifiesta por su ser, vida, hacer.

 Todo el que carece de un amor puro, santo, sincero, decidido y esforzado a Dios, esta en garras de satanás, no tiene El Espíritu de Dios que se recibe al renunciar a la propia voluntad como verdadero y santo sacrificio para Que Se Haga La Voluntad de Dios. Si no Se Hace La Voluntad de Dios en nosotros, no tenemos Vida Eterna, Espiritual, no Vive Dios en nosotros, no permanece, no reina y no le pertenecemos, de manera que pueden satanás y los suyos, hacer lo que se les viene en ganas, haciéndonos creer lo que se les antoja, simplemente porque carecemos voluntariamente de defensa.

 Si no buscamos a Dios con esfuerzo y sacrificio, con verdadera renuncia de nosotros mismos, no lo podemos recibir, porque ha logrado el enemigo que todo en el mundo le pertenezca y este bajo su poder-imperio-capricho, impregnado de su inmundo espíritu, sometido a su voluntad, así es que solo ve a Dios, el que lo busca, el que lo quiere, desea y se esfuerza-sacrifica para conquistar El Reino como dijo El Señor que solo se puede entrar en Él.

 Es Justicia Divina, el que es hipócrita, como el que no le interesa directamente, tiene la oportunidad de vivir en, por, para y del mundo como lo desea, y lógicamente, sometido a los caprichos de los demonios que imperan en éste, teniendo que adorar a satanás, que ha subido el abismo para hacerse adorar invisible, transfigurado en ángel de luz, diciéndose salvador de todo y de todos.

 Se manifiesta en el ‘yo’, todo el que se rinde culto a sí mismo, al ‘yo’, la personalidad, el que se entrega a su voluntad caprichosa, obtusa y testarudamente, adora a satanás, niega a Dios, sucumbe ante el espíritu pesado y envolvente de la muerte que avanza en el mundo conforme es Dios negado, olvidado, traicionado.

 Lo que sufrimos-padecemos, es la Ausencia de Dios en nuestra vida, esa omnipresencia de nosotros mismos, estamos llenos de nosotros, saturados, mas que orgullosos y satisfechos, hemos llegado al hartazgo donde terminamos aborreciéndonos, odiándonos, porque nos resultamos incluso, insoportables para nosotros.

 Decir, ‘ausencia de Dios’, es lo mismo que decir, ‘abominación de la desolación’, ‘abominación desoladora’, ‘presencia de satanás’, o aquello en lo que se manifiesta, orgullo, amor propio, deseo de adoración, preocupación por sí, terquedad, testarudez, capricho, etc.


AUSENCIA DE DIOS-MODO DIFERENTE DE ESTAR COMO SI NO ESTUVIERA

 En el momento en el que la ausencia de Dios es querida por la humanidad, cuando renegamos de Él, de Su Voluntad y hacemos lo que queremos, con mala o buena intención, no importa, el efecto es el mismo, sale a relucir lo que realmente somos, se ve el ser bestial, abominable, deforme, que se a formado-gestado adentro.

 Dios no se va o se retira de las almas y del mundo, sino que pasa a estar o encontrarse en un estado diferente, el estado de ausencia, es Cristo Crucificado, Su Voluntad Divina impedida, negada, el la exaltación de la humanidad, el delirio humano-satánico lo que impera en cada corazón y en el mundo.

 En el antiguo testamento, cuando la rebeldía a Dios, la preocupación por sí mismo era tal, contempla-ve el profeta Ezequiel que El Espíritu de Dios se retira del templo. Lo mismo ocurre hoy en las almas, y en el mundo, lo que simboliza que avanza la muerte, oscuridad, desolación. Es lo mismo que ocurrió cuando El Señor expirando en La Santa Cruz dio un fuerte grito, entregando-encomendando su Espíritu al Padre.

 Ahí las tinieblas que ya eran a cada instante mas densas desde hacía tres horas, cubrieron definitivamente el mundo y las almas, sucediendo otros signos sensibles bien descritos en los evangelios, y también detallados en los libros de la Santa A. C. de Emmerich, sobre la Pasión; de María Valtorta, “El Poema del Hombre-Dios”, y de la Venerable Sierva de Dios Sor María de Jesús de Ágreda, “Mística Ciudad de Dios”.

 En ese momento comenzó a imperar el miedo, cada cual quedó definitivamente solo en sí mismo, frente a frente con su ser, mirándose, conociendo sus pecados, por ello muchos se golpeaban el pecho, ahí surgió un conocimiento espantoso de sí, de la propia miseria, del ser tenebroso.


SIN DIOS, CADA CUAL SE VUELVE FANÁTICO DE SÍ MISMO

 Se ha alzado del fondo del abismo y desparramándose por el mundo, soplando su espíritu-aliento de muerte, potencia en las almas sus caprichos, así es que los que no se han purificado previamente, los que no han recibido al Señor, se ven atrapados a merced de los caprichos que desearon tener, aquello de lo que no quisieron liberarse, sometidos a lo que no renunciaron, no queriendo ver que El Señor Vino a Liberarnos-Salvarnos.

 Si no hemos renunciado a nuestra voluntad, ahora mismo podemos hacerlo, debemos realizar un esfuerzo, sacrificio, pero, mas vale librarse de la perversión que nos arrastra a la muerte ahora, que llegar al final y exponernos a perdernos eternamente, dado que, como enfermedad en el cuerpo, si corre el tiempo y no la curamos, nos toma por completo hasta matarnos.

 Lo que hace la muerte, la new age, el espíritu de satanás, es matar el amor a Dios, apaga la devoción, elimina la piedad, nos llena de amor propio, nos enferma con ese desesperante deseo de adoración, nos endurece, encapricha, nos vuelve duros, rígidos, orgullosos que solo se dedican a aparentar para exigir ser amados por Dios y por todos, pero, con abominable desprecio, dado que es vacío y ausencia de Dios.

 Da el enemigo todo lo que la humanidad quiera, ofrece y promete hasta lo que no puede dar, porque se desespera en suplantar a Dios, y de ahí es que fomente el capricho, la voluntad propia, porque busca lo que queremos, deseamos y a eso nos inclina, volviéndonos caprichosos obtusos ciegos y delirantes que no piensan, no quieren, ni aceptan otra cosa.

 Incluso si tenemos devoción a Dios, acabamos estropeándola, porque queremos que Dios sea a nuestro gusto, haga según los caprichos y limitaciones que tenemos, que quede condicionado a lo que nos interesa, gusta, sentimos, etc., y es así como se ha construido un ídolo, un dios cualquiera, así es como satanás ocupa el lugar de Dios en muchos corazones, y por supuesto, en la creación.

 Para no vernos superados, odiándonos y postrados, para no ser esclavos en la propia tierra, tenemos que renunciar a la voluntad propia, a los caprichos, aprender a buscar la Divina Voluntad, pedirle al Señor que nos limpie, sane, libere, que nos conduzca a perdonar, a renunciar en aquello que ha sido nuestra primera rebeldía reniego, donde se ha generado descontento, así como miedo, preocupación, y ese deseo de valerse por cuenta propia para solo buscar reparación, justicia, venganza encubierta.


DOMINADOS POR LA COBARDÍA-MIEDO

 Considerar que tratamos de valernos por cuenta propia para ser felices, pero, no sabemos ni de que se trata, así es que terminamos empantanados, peleando contra Dios y contra todos, queriendo imponer que se nos obedezca, que todos colaboren, acusando, reprochando, reclamando, etc., no viendo que con todo lo que hacemos, lo único que logramos es condenarnos a no ser felices nunca.

 La felicidad es un estado, una bendición, es un Don de Dios, y es fruto del simple hecho de que Él Viva-Permanezca-Reine en nuestra vida, porque la Felicidad Misma Es Él, de manera que hay que recibirlo-aceptarlo, tenerlo, para ser felices.

 El miedo, la desconfianza, nos impiden recibirlo, dejarlo, darle tiempo, nos arrastran a que tratemos de hacer lo que sea para conseguir lo que suponemos que será nuestra felicidad, y no vemos que ni aun alcanzando eso, la vamos a obtener, pues, al vivir de esta manera, prescindimos de Dios Que Es La Felicidad misma.

 Debemos vencer el miedo, la desconfianza, esa preocupación por nosotros excesiva y enfermiza que nos lleva a buscar adoración, a no perdonar, a querer retener a los que en el pasado nos han amado, que nos hace mirar hacia atrás, que nos impide ver a quienes tenemos delante, a Dios mismo, Que Es El Amor, y que de recibirlo, encontraremos la Felicidad viendo que nos Ama.

 Estamos desbordados de amor propio-orgullo-preocupación por sí, y eso que sale a borbotones de nuestro interior, nos ahoga, sofoca, entorpece, deforma, enloquece, hace padecer, y no vemos que es satanás volcándose en nosotros, y por medio nuestro en el mundo. Debemos tapar el agujero por el que se cuela en nuestra alma, porque la posee y mientras nos miente-engaña, se cuela en el mundo, se mete en todo, quiere manipularnos la vida, disponer de nosotros, no nos deja vivir, dado que nos succiona por dentro y nos lleva a que queramos succionar la vida d otros, creyendo que nos aliviamos de tormentos, cuando en realidad, es para él que recogemos, succionamos, para tratar de saciar su ambición eterna.

 Esta es la razón por la que hay que renunciar a la propia voluntad, luego, con el tiempo, una vez que estemos sanos, libres, purificados, El Señor nos dará lo necesario, lo que queremos, lo que Él quiere, pero, lo primero es eliminar este domino del adversario, su espíritu que ha entrado en nosotros en el pecado original y que crece devorándonos por dentro, provocando ansiedad, angustia, desesperación, enfermándonos con ese deseo de adoración.

 La razón son los viejos apegos, los rencores, la falta de perdón, si perdonamos, somos libres, porque al no tener mala voluntad, al no preocuparnos por nosotros, no puede seguir el enemigo tentándonos, porque no hay nada que le pertenezca, nada que pueda usar como traidor interior para dominarnos y arrastrarnos, no puede imponernos su caprichosa voluntad simplemente porque no quereos hacer nuestra voluntad que es donde se manifiesta.

 Si nuestra voluntad es Que Se haga La Voluntad de Dios, somos libres, porque no puede el enemigo rebelarnos contra Dios, separarnos, Dios mismo nos defiende-protege y sostiene e el buen camino.


PURIFICACIÓN-DONES NUEVOS DE DIOS

 Si hemos recibido el nuevo Don de Dios, Que Es La Revelación de Su Amor-Espíritu, el Don del Espíritu Santo, no debemos enorgullecernos, ni considerar que lo viejo esta totalmente descartado, Dios no descarta, tomar el ejemplo de que la ley, lo que Él mismo Reveló y es lo central del antiguo testamento, con la nueva alianza sigue valiendo, solo que se halla perfeccionado con lo que Dios ha añadido a la Revelación Revelando Su Hijo.

 Ahora Revela El Espíritu Santo, la Voluntad de Dios, Su Amor-Esencia. Lo nuevo no reemplaza ni sustituye lo viejo, sino que viene a perfeccionarlo.

 Para Revelar Su Espíritu, es necesaria la Gran Purificación, porque, debe hacer espacio, limpiar, sacar aquello que fue añadido por satanás, según El Señor mismo lo dijo cuando advirtió que no se añade nada a lo que Él dio, y también debe quitar lo que ha inventado el hombre, porque todo ha perdido el sentido, se ha deformado, desviado, incluso, lo que es mas perverso, se ha convertido en un fin en sí mismo, haciéndose pesado lo que es liviano, dado que era venido de Dios.

 La Gran Purificación limpia, libera, hace el espacio suficiente en el alma para recibir a Dios, Su Don-Amor-Bendición, es decir Su Espíritu, aquello que nos hace a su Imagen y Semejanza, porque, nos da una segunda naturaleza, nos vuelve hijos de Dios, porque heredamos el Espíritu del Señor, ese que al expirar con fuerte grito El Señor encomendó al Padre, poniendo a resguardo El Reino, a la espera de éstos tiempos en los que lo quiere dar-Revelar a la humanidad.

 La antigua alianza tuvo sus mediadores, sus sacerdotes, los que administraban los bienes dados por El Señor para su pueblo. La nueva alianza tuvo sus sacerdotes, los que administraban los bienes dejados por El Señor para su pueblo. Ahora, en la Segunda Venida del Señor, Él mismo llama a las almas a recibirlo todo de Él, porque él Es El Sumo Sacerdote Eterno, el Único Mediador entre Dios y los hombres.

 Si lo elegimos y aceptamos a Él como Nuestro Salvador, lo recibimos, y luego, todo lo recibimos de Él, porque Él Es Todo y todo depende de Él, Es El Hijo de Dios, Es El Rey de la Creación, del cielo, de l atierra y de los abismos.

 Cada cosa debe estar en su lugar, si otros ocupan un lugar que no les corresponde, no debemos obedecerlos en sus caprichos, ni satisfacer sus ambiciones, pero, antes que nada, no debemos hacer lo mismo en nuestra vida-interior-corazón, debemos examinarnos, pues lo que sucede exteriormente, es símbolo o reflejo de lo que hacemos interiormente y que nos resistimos a aceptar-ver-creer por orgullo, vanidad, presunción, o simplemente roque somos caprichosos y no nos importa nada de nada, ni de nadie.

 El Señor dio primero la Ley, eso si bien lo recibió un pueblo y fue su depositario, es un Bien-Don-Bendición de Dios para toda la humanidad. Después El Señor dio los Sacramentos y la perfección de la Ley en el mandamiento nuevo; acá otra vez, fue un pueblo depositario de estos Bienes-Dones-Gracias-Bendiciones, pero, a nombre de toda la humanidad y para beneficio de todos.

 En ambos casos, sucedió lo mismo, le robaron la viña al Señor, no solo no entraron en el reino, sino que impiden a otros entrar, se cumple otra vez lo mismo que dijo El Señor respecto de fariseos y maestros de la ley, saduceos y escribas, etc.

 Lo que hace El Señor ahora, Es Él Personalmente dar Su Espíritu, llamar a las almas a la conversión, a la oración, la penitencia, el sacrificio, la renuncia a sí mismas para que, aceptando Su Voluntad Revelada, puedan ser purificadas, enriquecidas, sacadas de la miseria espiritual. Ahora pasan a ser pueblo del Señor, independientemente de raza, religión, pueblo, nación, lengua, etc., todos los que se entreguen a la Voluntad de Dios Revelada por El Señor, porque ahí es donde Él Verdaderamente Es Rey de reyes y Señor de señores.

 Dios mismo hace lugar en las almas, y luego, por medio de éstas en el mundo, para la Revelación-Don de su Amor-Espíritu-Voluntad, cada uno debe esforzarse por aceptar la Voluntad de Dios en su vida-casa-corazón, si quiere salir de las tinieblas y entrar en la Vida-Luz.


MARCA DE LA BESTIA, REFLEXIONES FINALES

 La mentada marca de la bestia, tiene muchos sentidos, encierra varios misterios, el principal, central, primero y mas importante es que simboliza la ausencia de Dios en el alma, el vacío del corazón, la carencia de amor-vida, es esa vida de muerte que llevamos, desolada, quizás perfecta según las leyes, cánones, costumbres del mundo, pero, sin vida y sin amor reales.

 Es vivir en estado de muerte, realmente desolados, a oscuras, en tinieblas espirituales. Esto no se nota a simple vista, pero, como toda enfermedad, tiene síntomas, signos, que son angustia, depresión, melancolía, tristeza, desesperación, nerviosismo, ansiedad, ese letargo que adormece a las almas y hace que se sientan pesadas, aplastadas, débiles, donde mueren de inanición.

 La marca de la bestia es el espíritu de satanás en el interior de cada hombre, o sea, la muerte. Éste espíritu inmundo, es de amor propio, miedo, preocupación por sí, es un desesperante deseo de adoración, un constante querer ser, o mas bien, parecer, hacerse notar, llamar la atención, un desbordante y excesivo, exagerado y excéntrico culto a sí mismo, a la propia nada, a la personalidad o imagen inventada.

 Es un pensamiento-mirada puesto en sí mismo siempre, mirarse el ombligo, enterrarse en sí mismo, abismarse, hundirse, sucumbir en la propia nada insistiendo que somos algo, y cuanto mas hacemos esto, mas en nada nos convertimos, pues mas mentimos y abandonamos la Verdad y dejamos de amar.


SÍMBOLOS HISTÓRICOS DE LA MARCA DE LA BESTIA

 Hay símbolos, marcas, señales externas de las realidades internas, los ocultistas, satanistas, espiritistas, etc., siempre han utilizado simbología, pues sabe el enemigo que los guía históricamente que así entra mejor en las almas por un lado, y por el otro, puede ocultarse y disimular su presencia en medio del mundo.

 Desgraciadamente, esos símbolos, muchas veces se han presentado como algo bueno, dado que satanás siempre hace lo mismo, no se muestra en su abominable y repulsivo ser, sino que finge ser ángel de luz, todavía delira que es el ángel que pudo ser de haber amado a Dios, y no satisfecho con eso, insiste en que es, incluso, mas que Dios.

 Los símbolos con los que se halla la marca de la bestia son la reconocida estrella de cinco puntas, también llamada ‘estrella flamígera’; el símbolo de la anarquía; el símbolo hippie, que es una cruz invertida y quebrada; la cruz gamada, o sea, distorsionada; la estrella de seis puntas, porque son dos triángulos desfasados y entrelazados, de ahí que se hable del número 666, pues son seis ángulos, seis lados y seis puntas, además de que seis es lo imperfecto, y también simboliza el doble de tres, dando a entender que se trata de aquel que quiere ser mas que Dios, según bien lo explica María Virgen en las locuciones al Pbro. Gobbi.

 Éstos, entre otros símbolos, se hallan en todas las construcciones del mundo, incluso ciudades en las que las calles realizan éstos dibujos, con lo que claramente están consagradas por los constructores a satanás. El búho, es otro símbolo, dado que es el que representa la sabiduría de la oscuridad, de la noche, el que conoce los misterios de satanás.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).