jueves, 27 de diciembre de 2012

REINO DE DIOS



REINO DE DIOS


Cerco de tinieblas y de demonios

 Los demonios nos rodean, estudian a las almas intuyen las que tienen fe o pueden llegar a tenerla, y se empecinan en que no lleguemos a ella. Si ven o advierten algo bueno, en el alma que viene al mundo, en esa nueva vida concebida, se empeñan en tratar de lograr su ruina y muerte. Su trabajo comienza con abortos, o provocando peleas entre los padres para que eso influya en el bebe en gestación en el seno, también buscando que sea no querido, etc.

 Si llega a nacer a este mundo, no cesan las batallas y también pueden rodearlo  de hasta cuatro, uno delante, otro detrás y otros a cada costado, haciendo que al crecer, viva en tinieblas, no solo por herencia de muerte, por efecto del pecado original, sino también por un maldito e invisible cerco infernal.

 Este cerco puede estar formado por demonios angélicos o humanos, es decir, por aquellos que fueron ángeles o demonios respectivamente, pero, que no perseveraron en la prueba perdiéndose, convirtiéndose en demonios para siempre.

 Cuando llegamos a la fe, debemos vencer muchas pruebas, sortear interminables obstáculos que los demonios nos impongan, mas los que son propios de la muerte heredada, los pecados, etc., de manera que aun teniendo fe, es poco lo bueno que realmente podemos hacer.

 Tienen gran poder e influencia en nuestra vida manipulándonos, guiándonos, desviándonos del Camino, imponiéndonos límites, haciendo que queramos o dejemos de querer tal o cual cosa, transfundiendo sus sentimientos, infundiendo sus pensamientos, cosa ante la que muchos se pierden o aun si dicen que tienen fe, viven en la práctica como sino la tuviesen.

 La cuestión es que debemos perseverar en la oración, el esfuerzo, el sacrificio, queriendo Que Se Haga y Triunfe La Voluntad de Dios en nuestra vida para poder ir venciendo el cerco de tinieblas y de demonios, para que lleguemos a amar a Dios verdaderamente.


Tiene que crecer el Amor a Dios para que crezca en nosotros un Espíritu

 Si no es grande el amor a Dios, no nos sirve, es ilusión, seguimos encerrados, aislados, hundidos en nosotros, nos mentimos, nos engañamos diciendo que vivimos, amamos, etc., cuando en realidad, todo ocurre bajo un paraguas que impide que veamos a Dios, tras un velo de muerte, tinieblas, un cerco de demonios que nos retienen postrados bajo tierra.

 Tiene que crecer el Amor a Dios para que crezca en nosotros un Espíritu, para que e genere, para que entre en El Cielo, y que sean todos los enemigos vencidos, derrotados. La forma es diciendo y queriendo de corazón, “Que Se Haga Tu Voluntad, Señor”, porque eso es amor a Dios, y es como darle a Él los panes y pescados para que los multiplique.

 Ahí le abrimos las puertas del corazón y le posibilitamos Que Venga, Que Sea, Que Viva, Que Reine, y es ahí Que Él Es en nosotros y por medio nuestro en el mundo también.

 Considerar el orden, El Señor Viene a nosotros por medio de la Revelación de Su Voluntad, si lo aceptamos, si lo seguimos, si queremos Que Se Haga y Triunfe, Él entra, vive, Reina, Permanece, se enciende el Fuego de Su Amor, Él mismo al ir creciendo en nosotros, al irnos encendiendo en el verdadero amor a Dios, va uniéndonos al Padre, formando la escalera de Jacob.

 Así va creciendo el Reino de Dios en nosotros como dijo El Señor, como el granito de mostaza que es pequeño, pero, llega a ser tan grande el árbol que las aves del Cielo, los Ángeles se posan en él.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).

miércoles, 12 de diciembre de 2012

LA VERDAD SOBRE SATANÁS



LA VERDAD SOBRE SATANÁS


 Desde su caída voluntaria y entrada en tinieblas, el enemigo ha sido manipulador, dominante, avasallante, un maldito caprichoso insoportable que quiere que se le preste atención y haga caso, pues dice que corresponde, se le debe, etc., debido a que delira que sigue siendo ángel y quiere seguir comportándose como si hubiese efectivamente llegado a ocupar el lugar que le correspondía.

 De haber perseverado en la prueba, hubiese ocupado el lugar que le correspondía, pero, como renegó de Dios, no lo amó y se dedicó a adorarse y a exigir ser adorado caprichosa, despiadada y perversamente, se perdió, se hundió en sí y luego, fue condenado al querer pelear contra Dios y tratar de imponérsele.

 Fue condenado porque le fue dado lo que eligió, ser sin Dios y en contra de Él, una bestia desamorada llena de amor propio, orgullo, delirante, enferma de deseos de adoración, asquerosamente soberbia. Dios no lo convirtió en eso, él se hizo a sí mismo eso por pelear contra Dios caprichosa, odiosa, ambiciosa y perversamente.

 La verdad es que esta hundido en su abismo, se revuelca como cerdo en su propio chiquero inmundo y depravado en el que quiere hundir-sumergir a cuantos le presten atención, a todos los que quieran compartir su abominable espíritu de amor propio, orgullo, deseos de adoración, delirios de grandeza, etc.

 Perdido en su abismo, sigue delirando que es aquello que pudo ser y no fue, mas lo que quiso ser y no será. Envuelto en su fantasía, mas que delirante de orgullo y soberbia, aborrecible, abominablemente insoportablemente lleno de amor propio, exige ser obedecido, que se le preste atención, haga caso, se lo mire, etc.

 La historia de la humanidad es esta tragedia en la que un ángel rebelde, celoso de sí mismo, clama ser tenido por dios y aun mas que Dios, un cerdo delirante de orgullo que quiere ser reconocido-vito-tenido-aceptado como lo que dice y quiere ser, un pobre paria que se tiene lástima a sí mismo y se auto-reivindica clamando aceptación y reconocimiento, pero, en realidad es un maldito caprichoso enfermo de vanidad, celos, orgullo, maldad, un maldito depravado egoísta y miserable que no ha amado, ni quiso hacerlo, ni lo hará porque ya murió en su miseria voluntariamente desamorada y odiosa.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).

viernes, 7 de diciembre de 2012

QUE DIOS SEA DIOS




QUE DIOS SEA DIOS
 


ESTA EMPEÑADO EN DOMINAR A DIOS

 ‘¿Por qué seguís prestándole atención a ese?’, dice envenenado satanás, se empeña en destruir, arruinar y corromper a la humanidad hasta volverla peor que él, hasta colocarla como estrado bajo sus pies, y luego, reclama, pretende, exige, y busca imponer a Dios que la odie, desprecie y condene, porque quiere seguir reteniéndola eternamente ahí abajo.

 La cuestión es Que Dios ha Salvado y solo se pierde el que quiere, de manera que El Señor no le hace caso al enemigo, sino que da la oportunidad a todas las almas de que se corrijan, conviertan, de que manifiesten su voluntad de ser libres, es ahí donde debemos elegir al Señor, renunciar a nosotros, amarlo a Él por sobre nosotros, preferirlo y entregarnos en sus Manos.

 Considerar que, si no queremos amar, no podemos obligar a Dios a que haga lo mismo, somos nosotros los resentidos, orgullosos, los que no renuncian a sí y por ello se incapacitan para amar, esto es lo que hizo y hace el adversario, él es un maldito caprichoso resentido y odioso que no quiso amar, y que encima, pretende imponer a Dios que tampoco ame, Dios no se deja vencer, convencer, ni hace caso a caprichosos.

 ‘¿Por qué le prestas atención a ese?’, dijo envenenado en El Cielo, y es lo que sigue diciendo, a lo que añade un sinfín de acusaciones, críticas, etc., porque no quiere que Dios Ame, es decir, no quiere Que Dios Sea Dios, porque Dios Es Amor, de manera que si pretende que no ame, esta diciéndole que no sea Dios, que él, que es el odio, quiere ser dios y dominador.

 Nos tienta a todos insinuándonos que otros nos han perjudicado o lo hacen, o incluso que lo harán, es una tentación para que odiemos, para imponernos su voluntad maldita, resentida, caprichosa, rebelde, para queramos odiar, vengarnos, pero, no debemos ceder, por nuestro bien, y por el de muchos que también se verán beneficiados y fortalecidos con nuestro esfuerzo y sacrificio.


LO MISMO NOS HACE EL ORGULLO EN EL INTERIOR

 Lo mismo que el adversario, nos dice nuestro orgullo, no quiere que amemos a Dios, ni al prójimo, de mil maneras quiere vencernos, imponérsenos, convéncenos de que no amemos, porque al amar, queda humillado, vencido, limitado, confinado al olvido, y es ahí que pinchado por el adversario, se alza, quiere llamarnos la atención, vencernos, dominarnos cosa que hace si logra imponer que no amemos, que odiemos, que guardemos rencor.

 Busca el enemigo donde fuimos odiados, despreciados, humillados, menospreciados, rechazados, pospuestos, etc., y nos lo recuerda escupiendo su venenos, porque quiere convencernos de que odiemos, que queramos venganza, para que generemos odio y para hacerse así nuestro dios, rey, señor, etc., acá es donde debemos perdonar par ser libres, y también es acá donde debemos confirmar que hemos perdonado a quienes el enemigo nos sigue poniendo delante, con los que nos pincha y provoca, incluso, debemos hacerles doblemente el bien por estos pobres desamorados, y para vencer al enemigo y humillarlo en su soberbia y orgullo, para derrotarlo y así también socorrer a muchos.


NO ES OBLIGATORIO AMAR A DIOS, PERO, AL NO HACERLO, TAMPOCO DEBIÓ QUERER OBLIGARLO

 No amó  a Dios el adversario, bien podría no haberlo hecho, no era obligatorio, el problema es que quiso imponer a Dios que no amar, y lo mismo pretende para la humanidad. En su mismo pecado incurrimos, en su vicio, defecto, maldad orgullosa y resentida, si no queremos amar, somos libres, pero, no podemos imponer a otros que no amen, así como tampoco a Dios, somos nosotros los miserables mezquinos que no queremos hacerlo, los que nos elegimos a nosotros, o mas bien, al orgullo, y queremos tenernos por ídolos-dioses, o mas bien a nuestro orgullo, dominados por ese deseo-ambición de ser adorados, obedecidos, someter, dominar, imperar.

 Tener en cuenta que Dios Hace Justicia, y lo hace por el bien de todos, el que no quiere amar, que no ame, y Que El Que Quiere Amar, Que Ame, será socorrido por Dios, por ello, Que ahora Haya Un Corte, Que Haya Justicia, Que Pase El Señor dando a cada uno lo Suyo.

 Si el enemigo no quiso a Dios, ni quiso responder a Su Vocación, estaba libre de hacerlo, no era obligación, ahora, por mas que proteste, otro ocupa su lugar, otro es colocado en su lugar y recibe lo que ha perdido al despreciar a Dios, por mas que reniegue, y Dios Hace Justicia, Porque Hacer Justicia, Es Misericordia.

 No quiso amar, no quiso responder a la altísima dignidad a la que era llamado, no quiso ser humilde, prefirió su mentira orgullosa, su vanidad, no quiso ser libre, así es que, siguió y sigue, así como también seguirá, mintiéndose, engañándose, tratando de llenar su vacío con mentiras, embustes y engaños, diciendo ser lo que no es, lo que no quiso ser, solo porque no se quiso someter.

 No queriendo amar a Dios, no queriendo aceptar Que Él Sea Dios, no queriendo dejar Que Él Ame, sea libre, decida, Haga lo que quiera, no pasó la prueba no aceptó a Dios como tal y esgrimió su orgullo como si fuese justificativo, así es que, despreciando a Dios, perdió todo, porque todo lo que hubiese tenido y sido, estaba sujeto a confirmación de amar a Dios.

 Acá es que quedó con un vacío, abismo, agujero negro, porque, había sido creado con capacidad de Dios, no haciéndolo amado, no habiéndolo recibido, se quedó con su vacío que trata de llenar con sus delirios, mentiras, caprichos, vanidades en definitiva, porque debía llenarse de Dios, de amor a Él, y como no lo hizo, debe llenarse con lo que se miente y con lo que quita a otros, de ahí su desesperación por colgarse de las almas y consumirlas.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).