lunes, 16 de diciembre de 2013

OBSESIONES DE LIBERTINAJE



OBSESIONES DE LIBERTINAJE

 Sabiendo que llegaba este tiempo de justicia, vacío, desolación y ausencia, El Señor quiso limpiar a las almas, purificarlas, liberarlas, porque así les ahorraba sufrimientos, les evitaba aquello que padecen y que van a padecer.

 Las almas no quisieron, no les importó ni les interesó, y lo mas grave es que ni ahora les interesa, están plenamente convencidas de su supuesta perfección, orgullosas se felicitan por haber dejado a Dios afuera de sus corazones y de la creación.

 Se encuentran totalmente enterradas en el mundo, dedicadas-consagradas a éste, y como faltándoles Dios son insaciables, se estrellan unas contra otras tratando de satisfacer su ambición y dándole rienda suelta a su depravación.

 La corrupción asola las almas, las maltrata, las destroza, pero éstas no comprenden las realidades espirituales y ni se imaginan lo que han buscado, querido o provocado al renegar de Dios, oponerse a Su Voluntad, prescindir de Él.

 Lo que hace padecer a las almas no es lo que ellas ven, creen o no les agrada, es la ausencia de Dios donde ellas mismas han llegado a tener un inmundo y deplorable infierno adentro.

 Confundidas, adoloridas, creen que sufren-padecen por culpa de otros, pero la verdad es que lo hacen por ellas mismas, por su miseria, falta de amor, egoísmo infernal, porque no han mirado a Dios, porque no se dejaron salvar mientras desearon continuar con sus inmundos, perversos y abominables caminos.

 Ahora van a padecer las almas la justicia, es decir, van a sufrir lo mismo que son y hacen, van a ser medidas con su propia medida, conociendo la maldad de sus caprichos al hacer amarga experiencia.

 Ese ‘no porque no’, ‘no porque así lo quiero yo’, etc., que reina en las almas, lo van a sufrir a manos de otros, padeciendo entonces injusticias inimaginables, viendo lo indecible, simplemente porque así lo han provocado, querido y elegido con tantos caprichos.

 Con sus obsesiones de libertinaje lo único que consiguieron fue desatar a satanás, ¿Qué es lo que esperaban que sucediera después?, ¿Que saliera a felicitar al mundo y a adorar a las almas por haberlo elegido?.

 Es un maldito traidor, un cerdo demente de orgullo que solo se preocupa por él mismo, no le importa nada de nada, ni de nadie, va a continuar destrozando a las almas como se le antoje, simplemente porque la humanidad así lo ha querido, buscado, elegido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario