viernes, 20 de diciembre de 2013

¿POR QUÉ COLABRAN CON satanás?



¿POR QUÉ COLABRAN CON satanás?

 Aprovecha el adversario nuestra desidia, indiferencia, esa falta de atención a Dios, la poca gana que demostramos en obrar por nuestro bien, ese egoísmo atroz que presentamos delante de Dios.

 Lo aprovecha porque avanza, nos envuelve, confunde, distrae y comienza a adquirir poder sobre nosotros, se echa en cima y potencia los miedos, las debilidades y preocupaciones, imponiendo su voluntad y determinando la conducta.

 Como nos hemos vuelto indiferentes hacia Dios, apáticos y solo preocupados por nosotros mismos, puede el adversario confundirnos, asustarnos, lograr que solo y siempre pensemos en nosotros y que nos dediquemos miedosamente a tratar de conformarnos.

 No vemos que al hacerlo, no estamos dedicándonos a nosotros en realidad, sino que lo hacemos a la presencia de satanás en nosotros, o sea, a esa ausencia de Dios y negación de Él, a aquello por medio lo que el adversario nos controla, domina y somete, el egoísmo atroz que tenemos.

 Como no queremos confiar en Dios, aprovecha el adversario, satanás y nos ofrece miles de motivos para confirmar ese capricho, para imponer que nos convenzamos de que esta bien no hacerlo.

 Inspira sentimientos y pensamientos de orgullo, amor propio, de soberbia y preocupación por sí, también ofrece alternativas, como por ejemplo confiar en otros, en cosas, o sin decirlo, en sí mismo como cuando las personas obran y hacen todo per se anulando en la práctica la fe que dicen tener con la boca.

 El interés desesperante del adversario es que no haya fe, que sea anulada, cambiada, subvertida, desvirtuada, tergiversada, deformada, transformada, etc., volviéndola inútil y hasta nociva y perjudicial.

 El problema no es que satanás lo quiera, sino que nosotros hagamos nada para impedírselo, que haya quienes colaboran con él a sabiendas, como otros por desidia, indiferencia o vicios y ambición.

 Puede querer lo que se le ocurra el cerdo infernal, pero que lo consiga depende de nosotros, es decir, si nos oponemos y buscamos firme y decididamente al Señor deseando conservar la Fe, no nos la va a poder quitar.

Leer:

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (1 ra parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (2 da parte):

COSAS QUE NO ENTIENDE satanás (3 ra parte):

No hay comentarios:

Publicar un comentario