viernes, 20 de diciembre de 2013

UN dios FALSO



UN dios FALSO

 Promociona el adversario, satanás, que nos valgamos por cuenta propia, que en todo y siempre obremos por nosotros mismos, simplemente porque así es como colaboramos con él en la ruina que quiere provocarnos, y encima, es así como luego podrá decir, ‘lo pidieron-buscaron-quisieron-hicieron’.

 Quiere que nos valgamos por cuenta propia porque de esta manera vamos a continuar prescindiendo de Dios.

 Prescindir de Dios es lo que realmente es malo, aquello que nos perjudica y atrae todas las desgracias, no como castigo sino como consecuencia, simplemente porque nos enterramos en el abismo y nos exponemos a todos los enemigos espirituales.

 Aprovecha la estulticia humana para conjurarse con ésta preparándonos una gran ruina actual y eterna, aprovecha el hecho de que queremos desconfiar de Dios para imponernos que no lo hagamos y terminamos renegando de Él, prescindiendo y hundiéndonos en el olvido de Dios que es el infierno.

 Provoca problemas, dificultades, resalta los miedos potenciándolos, asustándonos, porque así logra satanás imponerse, comenzar a manipularnos incluso cuando creemos que lo rechazamos.

 De una manera o de otra busca la forma para lograr que pensemos en nosotros mismos, nos preocupemos y terminemos dedicándonos a tratar de solucionar lo que no es un drama existencial que merezca el escándalo que hacemos, o directamente aquello que no es un problema real.

 Puede engañarnos, confundirnos y lograr que de una manera u otra terminemos dedicados a nosotros mismos, que andemos huyendo de fantasmas, atormentados por espectros, sumidos en el valle de lágrimas donde el miedo y las preocupaciones son el alimento y la bebida.

 Eso ocurre simplemente porque hay un real olvido de Dios, una negación de Él, porque hemos anulado la Fe Verdadera, simplemente porque hemos impedido y abortado la Revelación.

 Un Dios que no puede Revelarse es un dios falso, un dios muerto, un invento satánico que la humanidad se esfuerza por adorar no considerando que así es como el adversario le esta robando vida, quitando vitalidad, tal como el mosquito quita la sangre y deja la piel hinchada y hasta infectada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario