sábado, 25 de enero de 2014

ES TOMADA POR EL ADVERSARIO Y CAE EN GARRAS DEL ANTICRISTO



ES TOMADA POR EL ADVERSARIO Y CAE EN GARRAS DEL ANTICRISTO

 No hay fe real si no hemos pasado por pruebas, de palabra todos creemos, pero en la realidad, son pocos los que tienen fe.

 La Fe Verdadera implica pasar incluso y especialmente por aquello que no nos gusta ni queremos, porque ahí es que dejamos libre al Señor y llegamos a confiar en verdad.

 No hay que confundir Fe con creer, muchos creen, pero pocos tienen fe. La fe implica poner esa creencia en acción, renunciar a sí mismo verdaderamente y entregarse a Dios realmente.

 Este entregarse a Dios implica buscar Su Voluntad, y encontrándola, seguirlo, obedecerlo.

 Las almas que solo creen en Dios, buscan imponerle a Él la voluntad propia, tratan de prevalecer sobre Él, siempre andan buscando una excusa para imponerse, para disponer de Él, para concretar la propia voluntad.

 Siempre buscan un camino para continuar siendo fieles a sí, para dar saciedad a aspiraciones, caprichos, ambiciones, por ello, son fácilmente engañadas, atrapadas, seducidas y manipuladas por el adversario.

 Considerar que, el alma que solo piensa en sí misma, que desea concretar su voluntad propia y no ha muerto a sí como dijo El Señor que es conditio sine qua non(Condición sin la cual no) para seguirlo, es tomada por el adversario, cae en las garras del anticristo.

 Es tomada por el adversario y cae en las garras del anticristo porque, éste finge interés, dice poder dar satisfacción a esa voluntad, y así la engaña, encandila, seduce.

 Si no dejamos de querer valernos por cuenta propia, no vamos a dejar de ser sometidos por el adversario, si no empezamos a obedecer a Dios, vamos a tener lo que merecemos, la continua tiranía de satanás y su anticristo sobre nuestra cabeza.

 Considerar que el adversario y su hijo, el anticristo, fingen interés para atraer, pero después ponen a su disposición a los que han tomado, quienes cayeron en sus seducciones y engaños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario