sábado, 15 de febrero de 2014

ORGULLOSA HIJA DE satanás



ORGULLOSA HIJA DE satanás

 El alma orgullosa, egoísta desamorada, que solo y siempre piensa en sí misma, quiere verse libre del peso de la culpa endosándola, obrando como los demonios, inventando algún razonamiento para justificar que es inocente y que la culpa es ajena.

 El alma orgullosa se defiende de esta manera, obra instintivamente, llega a ser como la serpiente infernal, no ama ni le interesa, solo se preocupa por sí misma, por conformarse caprichosa e histéricamente siempre.

 Es cobarde, miedosa, se sumerge en el abismo de su debilidad y tiembla. Conoce su fragilidad, pero, pero orgullo la oculta, disimula, encubre, niega, hace escándalos, berrinches, histeriqueos y pretende creer que acusando a otros es fuerte e inocente.

 Acusa, culpa, quiere ver como culpables a otros, realiza grandes escándalos y berrinches poniendo de manifiesto que es inmadura, débil y caprichosa, una histérica desesperada por lograr que le presten atención.

 Debemos prestar atención a esto, el alma débil es la mas maldita, orgullosa y manipuladora, y se debe a que no se perdona a sí misma verse tan repulsiva y miserable, entonces, se miente-engaña diciéndose adorable y se dedica a construir esa fantasía en el mundo exigiendo obediencia y sumisión.

 Todo lo hace por egoísmo, para satisfacerse a sí misma, se vuelve absoluta e irreversiblemente caprichosa, obtusa y desamoradamente repulsiva realmente llega a ser algo detestable, tanto como demonio encarnado.

 Es realmente una demente delirante de orgullo y soberbia que se desespera por hacerse adorar, servir, obedecer, tomar en cuenta, convirtiéndose en una cerda caprichosa desamorada que ha perdido completamente la razón por voluntad y elección propia al elegir ser tiránicamente caprichosa.

 No quiere admitir su incapacidad, no quiere reconocer que se volvió discapacitada por elección propia, por drogarse diariamente con soberbia, caprichos y maldad. Es como una adolescente insaciablemente caprichosa y totalmente maldita porque quiere imperar, imponerse y prevalecer sea como sea, no importa las consecuencias que esto acarree.

 Lo que el alma orgullosa no entiende es que se volvió un demonio sobre la faz de la tierra, y que eso no es culpa o responsabilidad mas que suya, de sus caprichos, ambiciones, perversiones, depravaciones, corrupciones, etc.

 Que otros hayan colaborado, querido y favorecido su autodestrucción, no la exime de culpa, ella eligió convertirse en hija de satanás perseverando en sus caprichos, errores, ambiciones, perversiones, maldades, depravaciones, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario