miércoles, 5 de febrero de 2014

PODER DE satanás Y COMPLICIDA DE LAS ALMAS



PODER DE satanás Y COMPLICIDA DE LAS ALMAS

 A medida que va consiguiendo u obteniendo satanás que las almas se mientan a sí mismas, va adquiriendo poder en y sobre ellas, simplemente porque va entrando.

 El adversario, satanás, es un espíritu, espíritu inmundo de la mentira y si las almas eligen ser mentirosas, si quieren mentirse a sí mismas, están eligiendo a satanás, están prefiriendo ser súbditas suyas, cosa de su propiedad.

 Se mienten a sí mismas las almas porque quieren creer que son algo que en realidad no son, porque gustan de creer fantasías en las que dicen ser reinas, diosas, etc.

 El adversario les hace creer que es verdad, que sí son las reinas, diosas, etc., que dicen y quieren ser, que no tienen que obedecer a Dios, ni buscarlo ni respetarlo, entonces, lo reciben, lo eligen, lo adoptan y se entregan a éste.

 Por el orgullo las almas pasan a pertenecer a satanás, porque son y quieren ser mentirosas, porque desean engañarse y permanecer ajenas de Dios, lejos de la realidad, enterradas en delirios solo para alimentar el ego.

 La soberbia en sí es nada, es mentira, engaño, un poco de tinieblas, sin embargo, las almas quieren ser soberbias, y aun sabiendo que lo son, no les interesa corregirlo, ni siquiera lo tienen por algo malo.

 No ven que la soberbia misma es miedo, es una abominable preocupación por sí, porque eso es lo que las mueve a mentirse, engañarse y a tratar de creer y hacer creer que son algo grande, importante, adorable y temible.

 La soberbia también es odio a sí, autodesprecio. Un alma que no se acepta, que se desprecia, inventa una imagen completamente falsa de sí misma, imagen por la que desea ser vista, adorada, reconocida, temida, amada, etc.

 Forja una fantasía, vive una mentira y se esfuerza por lograr que otros vean esa fantasía y adoren ese delirio que es fruto del autodesprecio, del odio a sí. También se enoja si no es creída, adorada y obedecida, porque en sus delirios, quiere creer que tales cosas le son debidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario