sábado, 22 de febrero de 2014

¿POR QUÉ SUS OBRAS SON DESTRUCCIÓN?



¿POR QUÉ SUS OBRAS SON DESTRUCCIÓN?

 Habiéndose quedado fuera de la creación por rebelde caprichoso, el cerdo infernal no encuentra lugar, no sabe ni lo que quiere, por ello es que un instante quiere una cosa y al siguiente quiere otra, incluso hasta llega a querer dos cosas contradictoria a la vez.

 Habiendo querido ser renegado pasó a ser algo sin Dios para toda la eternidad. Sería difícil e inexacto llamarlo ‘ser’, decir que es un ser sin Dios, porque si describiésemos cabalmente lo que es, la verdad es que no es, de manera que su ser es ‘no ser’.

 En sus delirios y fantasías el demente de orgullo dice que es, no solo como Dios, sino hasta que es mas que Dios, demostrando sus incoherencias porque habiendo sido creado por Dios, no puede ser nunca mas que su Creador.

 Ya no se conforma con mentirse y decir como cuando estaba errando en el Cielo previamente a su caída que es como Dios, ahora, en su abismo infernal, esa mentira le resulta insuficiente, entonces, se dice a él mismo que es mas que Dios.

 Perdido en el abismo no hace otra cosa mas que mentirse, pues se encuentra absolutamente solo, ha perdido la compañía de Dios y se ha perdido. Se encuentra abrumado, desconcertado, confundido, atormentado, ya no tiene ni idea de donde se halla ni de lo que quiere, se ha desbordado de caprichos y ambiciones, depravaciones y corrupciones que no tiene ni rumbo, ni coherencia, es como quién ha perdido el sentido de la orientación.

 Se mintió a él mismo y no quiso salir de su delirio, mantuvo su fantasía contra Dios renegando de la Verdad, no quiso desengañarse en su momento, cuando podía salvarse, entonces, se perdió y al final, también se desengañó.

 Se desengañó por la fuerza chocando contra la Verdad misma que rechazó, repudió y no quiso aceptar. Ahí se convirtió en un frustrado eterno, un maldito resentido que se dedica a cobrar venganza considerándose autorizado para ello solo porque siente furia y tiene rabia.

 El que se desengaña de sus falsas expectativas odia y se odia, se convierte en una fuente de resentimiento, una abominable desolación que se destruye y destruye, porque es nada y sirve para nada, su esencia es autodestruirse, de ahí que sus obras sean destrucción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario